PROYECTO CEMENTERIO ECOLÓGICO

Un árbol igual a 0 emisiones

Cómo ser más ecológico

Elegir la cremación no es una buena idea si se quiere ser ecológico más allá de la muerte.
Para evitar la expulsión de gases a la atmósfera que supone la cremación habría que dar un paso más allá. María Guacimara Mut, creadora del proyecto SFE (Servicios Funerarios Ecológicos) y Félix García Pedroche creador de Funeco (Funerarias ecológicas de España), abogan por no destruir la materia porque eso siempre conlleva un “gasto de los recursos del planeta”. Lo que SFE promueve son los “cementerios ecológicos”. Recintos donde se descartarían las lápidas de granito o los mausoleos, de tal forma que el cuerpo se depositaría dentro de un ataúd ecológico de madera reciclada con una capa de árido por encima y un relleno de fertilizante, para después plantar encima un árbol o matorral de alguna especie autóctona o de poda ornamental. Pero antes de este proceso ecológico llevarían a cabo el drenado absoluto de líquidos al cadáver, con el fin de evitar que los fluidos procedentes del proceso de descomposición contaminaran el suelo.

“Aceptar la muerte significa aceptar que somos seres físicos íntimamente conectados con el ambiente. Y una vez que comprendemos esto, vemos que la supervivencia de nuestra especie depende de la supervivencia del planeta”.

Nuestro Slogan

 << Un árbol igual a cero emisiones >> , pues la reforestación a gran escala es lo que se promueve con el sistema de entierro ecológico.

Nuestro Propósito

Evitar la degradación del medio ambiente que está produciendo los sistemas tradicionales de entierro (lápida de granito ó incineración ), reduciendo al máximo las emisiones de C02 al utilizar la madera como sumidero natural de emisiones, contribuyendo así a la disminución del calentamiento global y la tala de árboles por la fabricación de ataúdes de maderas nobles.

las máximas garantías para la salud humana, como resultado de reducir la contaminación medioambiental.

La certeza es

” La pureza del agua es la base de la salud de las personas ” por ello la importancia de los acuíferos.

En la actualidad

Con el sistema clásico de gestión de cadáveres que se viene realizando en España desde tiempos inmemoriales (lápida ó incineración), se está produciendo un pernicioso impacto medioambiental y paisajístico, contaminando el suelo, el aire, la capa freática y los acuíferos. Esto ineludiblemente acaba influyendo negativamente en la salud de las personas a través de la cadena trófica alimentaria, dando lugar a la generación de tumores malignos en la población.

<< El modelo de entierro ecológico que estamos promoviendo, significa ser respetuoso con el medio ambiente y por lo tanto mira por la salud de las personas al evitar la contaminación del aire y de los acuíferos, contribuyendo además a la eliminación de las emisiones de C02, o gases de efecto invernadero, que están contribuyendo al calentamiento global del Planeta >>

Objetivos

1

Ir transformando paulatinamente los cementerios tipo corralón en cementerios tipo parque, de forma que todo aquel que no desee ser enterrado debajo de una lápida de granito, o incinerado, pueda hacerlo por el sistema de entierro ecológico que proponemos:

<< en vertical, debajo de un árbol, y dentro de un ataúd de madera reciclada y biodegradable una vez esterilizado el cuerpo >>.

2

Proponemos el diseño de cementerios a modo de jardines naturales, que se convierten en un pulmón de oxígeno para la ciudad, contribuyendo a la reducción del efecto smook, o boina de dióxido de azufre, que en la actualidad sufren las grandes ciudades de España, consecuencia de las emisiones de los tubos de escape.

3

Recintos con la denominación de cementerio ecológico, donde se descarte el aporte de mausoleo ó lápida de granito, de forma que se deposite el cuerpo dentro de un ataúd biodegradable, depositando a continuación una capa de árido del tipo 20-40 o superior, que otorgará drenaje y consistencia al suelo y relleno de fertilizante para el resto de la zanja, aprovechando el momento para plantar un árbol o matorral de alguna especie autóctona o de poda ornamental. Contribuyendo de esta forma a la detención de la degradación del suelo y al embellecimiento paisajístico de la zona.

4

La razón de proponer el drenado absoluto de líquidos al cadáver, previamente a su inhumación, es para evitar que los fluidos procedentes del proceso de descomposición contaminen la capa freática, y por lo tanto, los acuíferos.

La ciencia forense ha determinado con precisión, que el tratamiento de las enfermedades con productos químicos, que el cadáver a tenido a lo largo de su vida, quedan almacenados en el cuerpo, pasando a formar parte de la mancha verde que todo cadáver deposita tras su descomposición. Por lo tanto, da pie a la consiguiente contaminación de los acuíferos, una vez se incorpora esa materia biodegradable al tracto de la naturaleza.

El drenado de líquidos del cadáver, una vez esterilizado con geles desinfectantes, se envía para recibir el consiguiente tratamiento para lodos. los lodos pasan a ser mezclados con tierra y demás productos procedentes de la trituración del compostaje, convirtiéndose ya en fertilizante. Mediante una máquina creada para tal fin.

La incineración de cadáveres dentro de sus féretros de maderas nobles, con revestimientos internos de telas, en los tanatorios municipales, produce excesivas emisiones de gases de efecto invernadero, consecuencia de las lacas y barnices empleadas para recubrir la madera, asas y demás adornos de bronce, de carácter pernicioso para el medio ambiente. Por lo tanto, es preciso desaconsejar su procedencia, utilizando otro tipo de técnicas para hacer desaparecer el cuerpo como tal, que no sea la propia incineración, para su posterior incorporación biodegradable al tracto de la Naturaleza.

Árboles de poda ornamental

Así serán los cementerios del futuro. Por un desarrollo sostenible y embellecido.

Destacar no solo un entorno agradable sino poder interactuar con cada árbol o arbusto mediante un código QR donde se podrá ver su ubicación, leer sus memorias , leer sus libros o películas favoritas, y documentos, fotos y vídeos que elija cada usuario.

“Un árbol da un promedio de oxigeno para cuatro personas “

Es justo y necesario que aquello que procede de la naturaleza, vuelva a ella de la forma más aséptica y descontaminada posible.

Para que este proyecto sea de completo en desarrollo sostenible añadiremos que todo el parque o jardín será ecológico con lo que se colocaran placas solares y aconsejaremos a las funerarias que los coches destinados a los clientes que contraten dicho servicio sean ecológicos .

Las tapias de los cementerios tradicionales, deberán ir desapareciendo con el tiempo, en la medida que la zona externa se vaya repoblando con este tipo de enterramiento aséptico y biosostenible con el medio ambiente, incrementando la masa forestal, oxigeno y el embellecimiento paisajístico del extrarradio de las ciudades.

Ser ecológico después de muerto

En la cultura occidental la muerte aún sigue siendo un tema tabú, a pesar de que, nos guste o no, es una de las pocas certezas que tenemos. Como diría el escritor Jorge Luis Borges, “la vida es solo una muerte que viene”, pero, podríamos añadir, no viene sola. El cuerpo humano va acumulando tóxicos a lo largo de la vida, ya sea por lo que comemos, por los fármacos que ingerimos o por los contaminantes a los que estamos expuestos. Entre estos tóxicos puede haber desde conservantes hasta pesticidas o metales pesados como plomo o mercurio. ¿Y qué sucede con ellos cuando morimos? Según la investigadora Jae Rhim Lee, “vuelven al medioambiente para continuar con el ciclo de toxicidad, y nuestras prácticas
funerarias actuales empeoran aún más la situación”.

Procesos como la preservación del cuerpo mediante embalsamiento generan una alta toxicidad en nuestro entorno Eso por no hablar de la cantidad de CO2 que se libera a la atmósfera durante la cremación (72 kilos por cuerpo incinerado) o los 2.300 kilos anuales de mercurio de los empastes dentales que se volatilizan con esta técnica.

Por eso, en los últimos años han surgido una serie de iniciativas que quieren hacer mirar en otra dirección: en cómo contribuir, después de muertos, a que el planeta siga siendo verde; en fusionarnos con el entorno pero sin contaminarlo. Entre ellas se encuentran el ataúd de cartón reciclado , sin liberar gases a la atmósfera, pasando por la creación de cementerios-bosques.

Con la colaboración de FUNECO y MEMORYBOOK, la App para cementerios.